domingo, 11 de abril de 2010

HACIA UN PROCESO DE INCLUSIÓN DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD EN EL MUNDO LABORAL EN VENEZUELA Parte1

HACIA UN PROCESO DE INCLUSIÓN DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD EN EL MUNDO LABORAL EN VENEZUELA

Parte 1

Por: Ronald Marrero.


INTRODUCCIÓN:

Cuando hablamos sobre las personas con discapacidad en Venezuela nos encontramos con diferentes visiones sobre esta problemática, también observamos la existencia de un amplio desconocimiento por parte de la población sobre el tema de los derechos de las personas con discapacidad, sumado al trato generalmente discriminatorio hacia las personas que poseen esta condición.

El problema se agrava cuando esa misma visión que posee la población general del país, es la misma que poseen muchos de los funcionarios del gobierno, que son los encargados de generar las políticas y tomar las medidas conducentes para las mejoras de vida de las personas con discapacidad, dentro de nuestra sociedad.

Es así, que nos conseguimos con situaciones incongruentes dentro del Estado y de los entes gubernamentales, ya que si es cierto que desde estos entes y desde al gobierno central, se plantean la inclusión, el trato justo e igualitario de los ciudadanos con discapacidad y se implementan políticas para alcanzar estos objetivos (tenemos leyes y convenios internacionales, que protegen a las personas con discapacidad y plantean su igualdad de derechos y hablan sobre las mejoras de las condiciones laborales para las personas con estás condiciones) también es cierto que en la mayoría de los casos no se crean las infraestructuras concretas, ni hay una voluntad real de los trabajadores y de las trabajade las instituciones, ni de su para que dichas poticas sean realmente efectivas.

Otro punto importante a tratar en este trabajo es el hecho de que la mayoría de las políticas gubernamentales para la mejora de las condiciones y de la calidad de vida de las personas con discapacidad en estos momentos no pasan de ser políticas efectistas y asistencialistas, que realmente no apuntan a dar una solución real al problema ya que no atacan las causas sino las consecuencias, provocando esto que muchas veces lo que se hace a través de dichas políticas sea agravar las situaciones preexistentes.

También se debe hacer un alto en el hecho de la participación, la organización y la toma de decisiones, con respecto a las políticas que se deben generar desde el Estado

para las personas con discapacidad, dado que la participación de las organizaciones sociales de las personas con discapacidad es fundamental, es lógico que aún con las debilidades que puedan poseer estas organizaciones, las políticas que se tomen o se dejen de tomar en materia de las personas con discapacidad, sean discutidas con ellas y que no sean poticas tomadas desde afuera por gente que desconoce el tema o no tenga inclinación hacia el mismo.

Todas estas problemáticas sociales, que se generan para las personas con discapacidad y que se han venido tocando en esta introducción, se plantearan desde una perspectiva educacional y comunicacional en este trabajo, nos enfocaremos de manera especial en el sector laboral, dado que el ámbito del trabajo es uno de los que genera el más alto índice de personas con discapacidad a través de los accidentes laborales y enfermedades laborales, sin embargo los planteamientos entendiéndolos de manera amplia, sirven para el universo de todas las personas con discapacidad en el país.

La idea de dicho trabajo no es comentar nuevamente las problemáticas sociales de las personas con discapacidad, sino más bien generar propuestas desde lo comunicacional y lo educativo para fomentar una cultura de prevención de accidentes y enfermedades laborales y no laborales, al igual que un cambio de visión y un conocimiento de la situación real de las personas con discapacidad.

Esto, con miras a la generación de políticas gubernamentales, no efectistas, ni asistencialistas, sino más bien con una visión más profunda que vayan hacia la solución de problemas concretos, hacía la generación políticas que realmente den calidad de vida, fomenten la integración e inserción en los procesos laborales y educativos de las personas con discapacidad. Inserción con condiciones realmente dignas y con una comprensión real de la situación de las personas con discapacidad, por parte del Estado, el patrono privado o público y la sociedad.


DESARROLLO TEÓRICO-CONCEPTUAL:

El hecho de la discapacidad no es un hecho ajeno, ni aislado, a cualquier persona como comúnmente creemos, al contrario las posibilidades de sufrir accidentes o enfermedades que dejen cierto grado de discapacidad está siempre presente en nuestra vida cotidiana.

De hecho, la gran mayoría de las personas con discapacidad no nacieron con esta condición, sino que la adquirieron por algún tipo de accidente o enfermedad en el transcurso de su vida. Siendo esto así nos encontramos que hay personas que nacen con una condición de discapacidad y otras que la adquieren como ya dijimos en el transcurso de su vida.

Por otro lado es un hecho que el número de personas con discapacidad ha crecido en el transcurso de los años, por diferentes razones, accidentes, guerras, enfermedades, desastres naturales, entre otros. Y muchas de estas personas están en edad laboral y de hecho pueden y deben ser productivas. Sin embargo nuestras sociedades no esn interesadas realmente en generar los mecanismos para que el hecho de la inclusión y la inserción en lo social, lo laboral y lo académico de las personas con discapacidad sea un hecho.

La exclusión de las personas con discapacidad de los procesos productivos, sociales y académicos, puede deberse a un proceso de de desconocimiento y de falta de formación, sobre la situación de las personas con esta condición, por parte del resto de las personas que no poseen ninguna discapacidad.

En el proceso laboral que es la base de este trabajo, el nivel de exclusión de las personas con discapacidad es enorme, otra de las situaciones que preocupa es el alto nivel de accidentes y enfermedades laborales que provocan discapacidad en el mundo laboral, de hecho los índices de estos hechos no disminuyen, al contrario cada día van en aumento. Es decir, aumenta de manera preocupante los accidentes y enfermedades laborales que ocasionan en los trabajadores y trabajadoras discapacidades, sean estas leves, fuertes, permanentes o parciales

Lo cierto es que el proceso de riesgos en el mundo laboral es constante y permanente, además el mismo se agrava por la falta de información y formación en la materia preventiva, ahora bien para entender la magnitud de este problema a nivel mundial colocamos fragmentos de un informe de la Organización Internacional del Trabajo, sobre la situación de las personas con discapacidad en el mundo laboral.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la situación de las personas con discapacidad en edad es laboral es la siguiente:

Una de cada diez personas en el mundo tiene discapacidad. Son alrededor de 650 millones personas de las cuales unas 450 millones esn en edad de trabajar. Algunos tienen empleo y están totalmente integrados en la sociedad, pero como grupo, las personas con discapacidad con frecuencia enfrentan situaciones de pobreza y desempleo. Su exclusión social priva a las sociedades de entre 1,37 y 1,94 trillones de dólares en pérdidas anuales del PIB. Cerca del 80 por ciento de todas las personas con discapacidad vive en las zonas rurales de los países en vías de desarrollo y tienen poco o ningún acceso a los servicios que requieren. Por estas razones, proveer de trabajo decente a las personas con discapacidad tiene un sentido social y también económico. (OIT, 2007)


Ante la situación descrita por los datos que da la OIT, vemos el enorme impacto que representan para las sociedades la exclusión de las personas con algún tipo de discapacidad del mundo del trabajo y de los procesos productivos. Sin embargo aún a pesar de estas estadísticas la exclusión de las personas con discapacidad en el mundo laboral se ha venido convirtiendo en una constante en casi todos los paíse

Es decir, nos enfrentamos a tres grandes problemas, por un lado tenemos el alto índice de personas que quedan con cierto grado de discapacidad a causa de los accidentes y enfermedades laborales, la otra arista del problema es la exclusión de las personas con cierto grado de discapacidad del mundo laboral y el otro punto importante es el alto grado de accidentes y enfermedades laborales que ocurren constantemente y que en vez de disminuir aumentan, dejando tras de sí, una gran cantidad de problemas que agrava y aumenta el número de personas con discapacidad obtenidas con ocasión al trabajo.

En el caso de Venezuela nos encontramos que la realidad de los accidentes y enfermedades laborales que dejan cierto grado de discapacidad es realmente alarmante, el número de las mismas es cada vez mayor, para reflejar lo expuesto en este párrafo colocaremos las aproximaciones estadísticas realizadas por el Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (INPSASEL) y comisión de valuación actuarial de la Asamblea Nacional.



Sin embargo es posible que estas cifras, puede que estén muy por debajo de la realidad, en entrevista realizada al Sr. R. Marrero, ex-funcionario del Inpsael y miembro de la CONASAT se nos plantea lo siguiente:

Se recibían un promedio de 300 notificaciones de accidentes diariamente en la Dirección regional de Caracas, Vargas y Miranda, en ocasiones más, cada funcionario tenía un promedio mensual de 150 casos asignados, lo cual era imposible de cubrir, a que se decidió atender los casos, mortales y discapacitantes primero. En cuanto a las estadísticas del Instituto, lo los casos resueltos entran dentro de las mismas, ya que muchas de las denuncias que se reciben de accidentes de traslado y otras que involucran factores técnicos y legales, lo podían ser catalogadas por los funcionarios, así que lo manejamos aproximaciones, te puedo asegurar que para el 2006 la suma de las denuncias de accidentes y enfermedades laborales, superaban las 500 mil a nivel nacional, si sacas el promedio de las 300 denuncias diarias recibidas sólo en la región Capital Vargas y Miranda, te dará cerca de 108 mil al año, las otras ocho sedes regionales estaban igual o peor de colapsadas que la nuestra, así que realmente lo manejamos estimaciones para acercarnos a la realidad del número de accidentes, que hay en el país. (R. Marrero, Conversación personal, Julio 26, 2007).


Esta entrevista deja ver que las aproximaciones realizadas por la Comisión de la

Asamblea Nacional y el INPSASEL son sobrepasadas en mucho por la realidad.


Ahora bien según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) la distribución de la

población laboral estaba dividida de la siguiente manera para el año 2006.


Si tomamos en cuenta que el INPSASEL sólo tiene para esta fecha 8 Direcciones Regionales de Salud de los Trabajadores en todo el país y que la mayoría de la gente desconocía la existencia de la novel institución, es muy fácil asumir que quedaron una gran cantidad de accidentes y enfermedades laborales sin que las mismas hayan sido denunciadas o declaradas y por lo tanto quedaron fuera da las estadísticas.



No hay comentarios: