miércoles, 30 de mayo de 2012

A 43 años del Cordobazo

por: Carlos Vélez
Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social.



El Cordobazo fue una rebelión obrera y popular (...) surgió de la clase obrera y del pueblo. Lo esencial del Cordobazo es que surge de los trabajadores y de los estudiantes y que ellos por sus convicciones salen a la calle a luchar. Agustín tosco sobre el Cordobazo.

Este 29 de mayo se conmemoran 43 años de una de las páginas más gloriosas de la clase obrera argentina, tal vez el pico más alto al que ha llegado en su lucha contra la burguesía. El Cordobazo. Este tuvo alcances de rebelión popular, al ocupar la ciudad, las masas movilizadas imponían las "leyes y el orden" y el aparato del Estado se vio reducido a un mínimo grado de expresión, al ser superadas y rebasadas las fuerzas de la represión.

En el país, con una estructura económico-social capitalista, profundamente dependiente del imperialismo, se vivían las contradicciones propias del sistema de explotación, que se agudizaron producto de la política de la dictadura militar: entrega abierta del patrimonio nacional a los monopolios imperialistas, y ajuste permanente a los trabajadores y demás sectores populares. En 1967 el salario real había descendido un 2,1% y en 1968 un 5,1%.

La dictadura de Onganía aplicaba en lo ideológico una política oscurantista, entre sus primeras medidas llevó a cabo la intervención de las Universidades Nacionales (La Noche de los Bastones Largos). Todo ello acompañado de una política de represión a las luchas obreras y populares.

En lo que respecta a los factores subjetivos podemos señalar la existencia de un movimiento obrero, mayoritariamente peronista, que venia de la experiencia de la Resistencia, y tenia como norte la lucha por el derrocamiento de la dictadura para permitir el regreso de su líder. Dirigentes, militantes, activistas e importantes sectores de masas que venían haciendo una experiencia que en concreto los llevaba a enfrentarse con la mayoría de su conducción política y sindical por la conciliación de ésta con la dictadura.

En ese contexto la influencia ideológica y política de la Revolución Cubana y de Ernesto Che Guevara, va dando origen, frente al vacío dejado por la política reformista de la fuerza principal de esos tiempos de la izquierda, el Partido Comunista, al surgimiento de otros destacamentos revolucionarios, algunos que venían construyéndose desde tiempo atrás y otros que dan en estos días sus primeros pasos.

La efervescencia que recorría toda la geografía nacional, sumado a la particularidad de Córdoba donde el sindicalismo clasista y combativo, compartía sus acciones con el conjunto del movimiento popular y principalmente con el movimiento estudiantil, generaron una importante toma de conciencia de las masas en el sentido de que para obtener la satisfacción de sus reivindicaciones concretas había que enfrentar y derrotar a la dictadura.

En el Cordobazo se combinaron los factores de la lucha reivindicativa económica con las reivindicaciones políticas, no fue una acción marcada por el espontaneísmo, como malintencionadamente dicen algunos autores. El Cordobazo es heredero de las más ricas luchas del movimiento obrero.

Antecedentes

En ese entonces el movimiento obrero organizado contaba con dos expresiones, por un lado elparticipacionismo, y por el otro la expresión combativa en la CGT de los Argentinos con Raimundo Ongaro como Secretario General, con la adhesión en varuas regionales del interior. En Córdoba se expresaban, el Sindicalismo de Liberación que lideraba Agustín Tosco y Atilio López, de extracción peronista, Secretario General de la UTA, junto con la aparición de otras corrientes del sindicalismo clasista y combativo, que se manifiesta en las comisiones internas, y agrupaciones que tomarán forma recién después del Cordobazo en las direcciones del SITRAC, SITRAM y el SMATA, que lideraba René Salamanca.

En el Cordobazo la dirección del proletariado se basó en la existencia de este importante movimiento sindical clasista y combativo, desde allí, a partir de una fuerza objetiva, se dio la unidad de acción con el sindicalismo tradicional, denominado entonces "participacionista", enrolado en la CGT de Azopardo. El proletariado industrial ocupó el lugar más destacado, haciendo valer su orden y disciplina, organizado en las fábricas de los alrededores de la ciudad (IKA Renault, FIAT, etc.) que marchando en forma sincronizada hacia el centro, hizo retroceder a su paso a las fuerzas de la represión.

El ambiente se iba calentando. Tres años antes, el 7 de septiembre de 1966, en Córdoba, en una movilización estudiantil, es herido Santiago Pampillón, estudiante y obrero, quien fallece días después. En 1969 crecían las luchas por reivindicaciones especificas de las masas y contra la dictadura, tales como las de Villa Ocampo (Santa Fe) y de los trabajadores azucareros de Tucumán, donde muere Hilda Guerrero de Molina.
El 14 de mayo del 69, en Corrientes, en el marco del reclamo contra la privatización del comedor universitario, cae asesinado a manos de la policía el estudiante de medicina Juan José Cabral. El 16, en Rosario, una movilización de repudio es reprimida ferozmente produciéndose la muerte del estudiante Adolfo Bello, hecho que desemboca en la jornada del 21, conocida como el Rosariazo, donde muere el joven ayudante metalúrgico Luis Blanco.

Lucha en las calles, lucha de clases

En Córdoba los acontecimientos se suceden vertiginosamente. El 14 de mayo de 69, se reúnen por separadocon un acuerdo previo- las dos CGT y declaran medidas de fuerza en común. En una combativa y masiva asamblea del SMATA, conducida por Elpidio Torres, exponente del sindicalismo conciliador,vandorista, se produce un choque entre los obreros con la policía. El 15 de mayo se cumple con un gran acatamiento el paro decretado por la UOM, gremio también en manos de losparticipacionistas, del mismo modo que el del 16 resuelto por varios gremios y ambas CGT.



Ante la presión de las bases se llega a la convocatoria al paro del 30 de mayo por parte de la CGT nacional, regionalmente en Córdoba, de acuerdo a lo resuelto por los plenarios de ambas CGT, éste comenzaría un día antes, y se extendería por 36 h, contra la anulación de la conquista del sábado ingles, contra el alza de las tarifas del transporte y de los artículos de primera necesidad, por la libertad de los presos políticos y sociales, la derogación de la legislación represiva y por vuelta al régimen constitucional.


El factor unidad fue lo que primó para que las dos CGT trabajaran juntas por el cese de actividades el día 29 a las 10 de la mañana, y marchar para un acto en el centro de Córdoba. Todo estaba coordinado y planificado, como los correos, que montaban motos y motonetas llevando y trayendo información de las distintas columnas, y actos relámpago, cuyo centro de coordinación estaba a cargo de Atilio López.

Se plegaron desde el principio a la organización del acto los 150 Centros Vecinales, la Coordinadora de los Barrios (compuesta por vecinos, centros vecinales, partidos políticos, estudiantes, gremios, parroquias, clubes, etc.) y organizaciones estudiantiles. Ese día, a poco de comenzar la marcha, las columnas del SMATA rechazan por dos veces consecutivas primero a la policía de la provincia y después a la federal. Eran más de 4.000 trabajadores, junto a los integrantes del barrio de Santa Isabel.

Es más conocido lo que pasa luego: estalla la bronca ante el asesinato del Máximo Mena, el combate popular gana la cuidad, principalmente en el centro y en los barrios estudiantiles como el Clínicas, la policía se ve totalmente superada y se debe recurrir al ejército. Recién al día siguiente este pudo volver a controlar la situación.

Ejemplo clasista y combativo

El Cordobazo no fue un movimiento espontáneo, como lo demuestra el hecho de la planificación de las líneas generales de la acción esbozadas, por ejemplo en lo referente a las autodefensas de las masas, por sus principales exponentes: Tosco, López, Canelles y las organizaciones políticas de izquierda. Justo es señalar nuevamente que tampoco hubiera podido ser protagonizado solamente por los sectores combativos, sin la unidad de acción con una parte del sindicalismo conciliador, sobre la base de la independencia política y de una correlación de fuerzas importante.

Si bien el movimiento obrero y popular no contaba con un proyecto y una dirección unificada que pudiera terciar en el medio de la crisis por una salida proletaria, ya que entre otras cuestiones no existía una organización revolucionaria madura y asentada (o al menos la coordinación efectiva de los distintos destacamentos), el Cordobazo hirió de muerte a la dictadura de Ongania y se constituyó en un punto de inflexión de las luchas obreras y populares, pudiéndose ubicar sin lugar a dudas como el hecho que dio impulso a la lucha revolucionaria de las masas en la década del70 y que fuera abortada por la dictadura militar genocida del76, con el saldo de 30 mil compañeros/as detenidos desaparecidos.

Este 29 de mayo recordamos las enseñazas que nos dejó esta rebelión popular, para tenerlas en cuenta en la reconstrucción de otro sindicalismo. Rescatamos la importancia del proletariado industrial en el proceso revolucionario, sintetizado en la capacidad de acaudillar el conjunto de la lucha obrera y popular. Nos afirmamos en la necesidad de seguir el ejemplo de las corrientes clasistas y combativas que conducían los sindicatos y las masas, en algunos casos al margen de las orgánicas, con formas alternativas a la burocracia tradicional (CGT de los Argentinos, SITRAC-SITRAM, Interfabriles, Intersindicales, etc.), que no les pedían permiso a éstas ni a ninguna fracción de la burguesía para luchar. Aportar en esta dirección es el mejor homenaje que le podemos rendir a quienes forjaron el Cordobazo.

Porque, como dijera el Gringo Tosco: “El Cordobazo en la expresión militante del más alto nivel cuantitativo y cualitativo de la toma de conciencia de un pueblo, en relación a que esta oprimido y a que quiere liberarse para construir una vida mejor, porque se sabe que puede vivirla y se lo impiden quienes especulan y se benefician con su postergación y su frustración de todos los días”.

Por eso, para hacer honor a nuestros mártires, a nuestros niños que se mueren de hambre, a nuestros jóvenes que caen por la policía del gatillo fácil, de la droga, la delincuencia, la trata y la prostitución, por nuestro derecho a vivir dignamente, debemos terminar con la explotación, el hambre, la entrega y la represión que nos impone este sistema capitalista que nos explota de la cuna a la tumba.

29/05/2012

Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social

No hay comentarios: