jueves, 29 de agosto de 2013

El Poder Popular irrumpe contra el INPSASEL

Por:

La Ciudad de Güigüe se encuentra en el Municipio Carlos Arvelo del Estado Carabobo, uno de los municipios agrícolas que ha sido caracterizado junto con los Guayos, los municipios de Exclusión a los más pobres del Estado Carabobo. Son el verdadero paraíso fiscal para los grandes consorcios que la tienen como sede de sus plantas contaminantes del lago de valencia SOUTTO, PROTINAL, con ricos suelos, fuentes hidrológicas importantes, mano de obra no calificada y barata, cómplices políticas municipales de recaudación de impuesto, que expresan la conchupancia que actúa como comando de poder en contra de las iniciativas populares. Entre la oligarquía local (contratistas, patronos avícolas, comerciantes, terratenientes) y la burocracia servil, corrupta e inmoral en nuestras municipalidades, engendros de la cuarta república aunque hoy anden de rojo rojito para camuflajearse.


Siendo este un Municipio donde el Proyecto Político del Comandante Chávez no perdió nunca una elección, ni siquiera la Reforma Constitucional que se perdió en el resto del país, nunca se logró presencia acá de los organismos del gobierno nacional y del Ministerio Público aunque fuera definido por el Ministerio de Justicia como el segundo de más violencia en el Estado Carabobo, con alta incidencia infantil y de género, con innumerables denuncias ante la Fiscalía 13 del Estado Carabobo, por la Fiscalía de la República en Caracas, por la Fiscalía Nacional Ambiental por casos de corrupción, e incluso con sentencias firmes no ejecutadas de los mismísimos tribunales de la República.


Uno de los casos bien documentados y con soportes, es la actuación permisiva con los dueños de las Granjas Avícolas en este Municipio, por parte de INPSASEL del Estado Carabobo. El mes de noviembre del año 2011 el Consejo Comunal La Linda solicitó en Oficio a Robert Peraza (Director de INPSASEL en Carabobo) la intervención de INPSASEL CARABOBO de las granjas avícolas en la ciudad de Güigüe debido a la gravedad de los hechos que había verificado, tal como se lee en dicho oficio: “No tienen baños y usan peroles para sus necesidades, no tienen agua potable, no disfrutan de seguro social, ni política habitacional, ni cesta tickets, hay cuatro accidentes laborales no reportados a INPSASEL, sin pago de reposo y sin asistencia médica, con comités de seguridad laboral fantasma, no hay área de comedor ni equipos y devengando sueldos por debajo del sueldo mínimo nacional, trabajadores menores de edad, etc.”


El 11 de diciembre un grupo de Inspectores de INPSASEL sorprendidos por corroborar la existencia de condiciones de esclavitud aún en nuestra Patria, proceden al cierre de dichas fincas y señalan en Informe de Inspección de INPSASEL de fecha 6/12/2011 “que están en PELIGRO INMINENTE” en especial las trabajadoras, quienes accidentalmente se han inoculado inyecciones con salmonella destinadas a las aves, sin recibir a la fecha asistencia médica. Una semana después, Robert Peraza (director de INPSASEL) y el dueño de las Fincas levantan las medidas de cierre sin restablecer ninguna de las condiciones que ponen en riesgo la vida y seguridad de los trabajadores y el patrón procede a la destitución de cuatro de los trabajadores que firmaron la inspección, entre ellos dos menores de edad sin el pago de prestaciones burlando además el Decreto de inamovilidad laboral.


A partir de entonces y durante el primer semestre del año 2012 comienza el largo peregrinar de oficios tras oficios desde los Delegados de Prevención de las fincas y el Consejo Comunal hacia la Dirección Estadal de INPSASEL sin respuestas, con silencios administrativos y cómplices, con huidas cobardes por las puertas traseras de INPSASEL Guacara mientras se agudizan las condiciones de salud y seguridad y de explotación de los trabajadores en las Granjas Avícolas de esta localidad. En enero del 2013, luego de ser informados sobre esta situación, la Ministro del Trabajo y Néstor Ovalles rebotan el caso a INPSASEL Carabobo y Robert Peraza con su séquito obediente, se presenta ante el Consejo Comunal la Linda según “a fumar la pipa de la paz” y como prueba, realiza una reinspección, donde se corrobora el empeoramiento de las condiciones de explotación de los trabajadores y las condiciones de salud y seguridad, pero una vez más engaveta dicho informe de actuación hasta la fecha, agosto 2013, con la demagogia que la vieja práctica sindical adeca inoculó en los tuétanos de los directivos de Inpsasel y el Viceministerio de Seguridad Social del Ministerio del Trabajo, Robert Peraza ofrece la reinspección, pero no le cumple a los trabajadores y al Poder Popular. Solo se reúne con los patronos y sus abogados y abogadas, encorbatados ellos, olorosos, bien vestidos, de carros finos.


Frente a esta situación no hay salida. El Poder Popular debe enfrentar con el marco jurídico naciente, a la vieja y enquistada estructura burocrática que negocia los intereses populares y de la clase trabajadora, por lo cual la Contraloría Social, de acuerdo a Acta Vinculante ordena al Consejo Comunal que proceda a introducir Amparo Constitucional por omisión de ROBERT PERAZA en su condición de Director Estadal de INPSASEL por un acto administrativo de abstención, al no ordenar la reinspección en las referidas fincas y por una conducta permisiva como funcionario público que fundamenta la violación permanente y sistemática de un derecho constitucional como es la seguridad y vida misma de los trabajadores (Ley orgánica de Amparo sobre Garantías y Derechos Constitucionales Articulo 5 y solicitar al Ministerio Público ampare a este Consejo Comunal, como instancia del Poder Popular, por desconocimiento del Derecho Constitucional de Petición por parte del referido ciudadano.


Las condiciones de seguridad, salud y socioeconómicas de los trabajadores y trabajadoras de estas granjas siguen en franco deterioro y el INPSASEL, a través de su director regional Robert Peraza sigue actuando de la misma forma, los análisis y las conclusiones la harán ustedes mismos.

La oligarquía con su capital corrompe cada vez más a la burocracia. Apremia profundizar la lucha de clases ahora cuando la construcción del socialismo exige que cada día el Estado se haga Pueblo y el Pueblo se convierta en Estado y que las competencias y poderes concentrados en el viejo Estado sean asumidas por el Pueblo y las instancias del Poder Popular. No hay vuelta atrás. Esperamos en Santa Inés.


hildarherrera@gmail.com

No hay comentarios: