viernes, 9 de mayo de 2008

Podrá Salvarse el Mundo Sino Cambiamos Como Sociedad:

Por. Ronald Marrero.

Muchas veces hemos escuchado una y otra vez sobre el calentamiento global y el cambio climático, proceso al que estamos sometiendo a nuestro planeta de manera continua, es decir, lo estamos agotando sin darle oportunidad para que el mismo se recupere y si no cambiamos nuestra relación con él, haremos que sucumba y nosotros juntos con el planeta.

Hasta ahora La Tierra a enviado señales de aviso muy fuertes anunciando estos cambios y los obviamos. Escuchamos constantemente por los medios de comunicación, sobre el aumento de la temperatura global, sobre como se derriten los polos, de la tala del pulmón del mundo (La Selva Amazónica y Asiática) de la desaparición de especies y de fenómenos climáticos que cada día serán muchos más fuertes según los científicos y estudiosos del tema.

Sin embargo aunque estamos conscientes de esta realidad que tenemos en frente y que nos afecta e impacta de manera diaria y constante a todos, no asumimos de manera consecuente que tenemos que enfrentar de forma inmediata y militante esta situación.

Lamentablemente tenemos que asumir que realmente no estamos haciendo nada para cambiar este proceso, ni como gobiernos, ni como individuos.

Si hacemos un poco de memoria y regresamos al año de 1997 recordaremos el famoso Protocolo de Kyoto donde se llego a varias conclusiones, entre ellas que se bajarían los índices de gases que producen el efecto invernadero a nivel mundial. Para ese entonces el porcentaje acordado era del 5.2%, sin embargo, algunos países se comprometieron a bajar las emisiones en un porcentaje mayor, otros se negaron como fue el caso de los EEUU. Pero realmente nunca se cumplió con los acuerdos de Kyoto por parte de ninguno de lo asistentes a dicho encuentro internacional.

Ahora bien aun sabiendo los ciudadanos y gobiernos del mundo el peligro enorme que corre nuestro planeta, no se han tomado las medidas necesarias para la divulgación e información de esta situación, es decir no se ha iniciado campañas publicitarias y propagandísticas que ayuden a la toma de conciencia por parte de nuestras sociedades del terrible peligro al que nos enfrentamos.

Al contrario, las campañas publicitarías llaman cada vez más al consumo irracional de productos, a su vez producen esteriotipos seguidos por los jóvenes que en el mediano y largo plazo lo que produce en ellos es una suerte de alienación de la realidad, dedicándose los mismos a la moda, la música y los patrones de consumo impuestos por las agencias publicitarias y los dueños de las grandes transnacionales.

Sin embargo, si los gobiernos, fundaciones, ONG, organismos internacionales y algunas empresas, pusieran la mitad del empeño que ponen para impulsar un producto o una campaña presidencial, en una acción publicitaria y propagandística a mediano y largo plazo para cambiar la visión que nuestras sociedades tienen del planeta, esto ayudaría a producir los cambios que debemos hacer para salvar nuestro mundo.

Esto no es fácil en lo más mínimo, para lograrlo debemos pasar por un cambio enorme a través de un proceso cultural bien definido, que antes que nada nos de identidad y sentido de pertenencia, así será más fácil que nos ayude a cambiar nuestra forma de ver la vida y nuestros hábitos de consumo, es decir, es un cambio cultural importante y necesario para todos los habitantes del planeta, sin embargo es imposible que el mismo se logre sin el concurso de todos, especialmente de los gobiernos y organismos internacionales.

Si es cierto que en este tema de la defensa del medio ambiente a habido una gran participación de grupos ecológicos y otros, y su esfuerzo a logrado poner este tema en el tapete nacional e internacional, también es cierto que ese esfuerzo no es suficiente para lograr los cambios necesarios en el tiempo debido, ya que falta cada vez menos tiempo para el colapso del planeta y esto no es un slogan, el mismo se agota con demasiada rapidez. De hecho cada día aumenta más la desaparición de especies animales, los fenómenos naturales son más fuertes, lo niveles de desertificación son mayores, las hambrunas, la falta de agua potable, etc. Y todo esto por el alto índice de depredación de los seres humanos en contra del planeta.

Acabamos con el planeta por nuestra visión del mundo, terminamos con sus recursos por el deseo de poseer, por una visión política capitalista, donde lo que importa es el mercado y la ganancia, no es desconocido que las grandes trasnacionales entran en los países mal llamados subdesarrollados y a los que podemos definir como súper explotados, aliándose con las burguesías nacionales, para expoliar las riquezas del suelo, las aguas y humanas, de los mismos.

En esta visión neoliberal del mundo, pasamos de los derechos universales del hombre, a la cosificación del ser humano.

Las transnacionales llegan con el respaldo de gobiernos cómplices y de cipayos amaestrados a estos países, con la firme visión de despojar a los mismos de los recursos a los naturales, luego que les roban todo, las trasnacionales crean maquilas para quitarle lo último que le queda a los habitantes y originarios de los países en cuestión, es decir, luego del periodo de depredación de las transnacionales al país anfitrión, ya no le queda nada a este excepto una enorme crisis social y económica, así que el mercado y la política capitalista crean el recurso de los prestamos a través del Fondo Monetario Internacional, (FMI) Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entre otros para ofrecer recursos al país en crisis para que salga adelante según el criterio del capitalismo y del neoliberalismo.

Mientras esto sucede a nivel del alto gobierno, las trasnacionales llegan y ponen maquilas para extraer el máximo de plusvalía y plusvalor al ciudadano común al que ya no le queda nada excepto vender su fuerza de trabajo, por un sueldo que apenas le permite subsistir y en unas condiciones laborales y de vida verdaderamente infrahumanas. Donde además se ve agobiado por el constante y permanente proceso de ideologización a través de la publicidad y propaganda que lo llevan a consumir lo poco que gana en cosas innecesarias en las mayorías de las ocasiones.

En esta visión de mundo donde lo que importa es el capital, el mercado, la ganancia, lo frívolo, el esteriotipo, entre otras cosas, no hay cabida para dar la discusión amplia y abierta sobre el tema ecológico, el cambio climático y la búsqueda de un desarrollo sostenible, sustentable, que permita salvar el planeta.

En la actualidad se esta planteando un proceso o varios procesos diferentes que podrían incluir este tema como una prioridad nacional, en algunas partes se habla mucho del socialismo, en otras del postmodernismo de Negri y otras visiones políticas, como alternativas reales en contra de la visión imperialista y neoliberal del mundo del capitalismo.

Sin embargo vemos situaciones como la de China, que se define como un país socialista pero hace más daño al medio ambiente que los países capitalistas en su sed de producción, lo mismo paso con los otrora países de la cortina de hierro, claro esta que tendríamos que hacer una buena discusión entre lo que son países socialistas y estalinistas y si su visión y producción económica estaba acorde con las propuestas económicas reales del socialismo, o fue sólo una visión sesgada de la política de Estalín y sus seguidores. Sin embargo ese no es el tema a discutir en este ensayo.

La otra visión del postmodernismo aun esta en pañales, y es manejada más que todo por los intelectuales y pequeñas élites que poseen la información, también es muy criticada por los ortodoxos marxistas. Sin embargo hay otra visión interesante y que esta naciendo en nuestro continente y es la que tiene que ver con nuestra cosmovisión indígena, caribeña, afro y andina.

Es una cosmovisión propia con planteamientos muy interesantes de prácticas ancestrales, donde hay un respeto por los valores, por la naturaleza, donde hay reconocimiento del otro y donde se plantea y trabaja mucho sobre el tema comunitario, autosostenible y donde se profundiza en el desarrollo endógeno.

En todo este mar de teorías políticas y de visiones del mundo, cada uno tiene una visión particular de cómo resolver el problema y bajo de cual corriente política o de pensamiento hacerlo, creo eso no es lo discutible e importante.

En realidad lo que me parece muy importante es tocar los temas comunes para la identificación del problema y el avance hacia la solución del mismo, tenemos un enemigo fundamental que destruye nuestro planeta y acaba con nosotros, no es otro que el sistema capitalista, neoliberal, cuyo mayor representante es el imperio yankee, sin negar la existencia de otros.

No es un secreto para nadie que el planeta, es decir nuestro mundo esta agotado, casi en el límite. Es importante reconocer que en realidad aunque sabemos esto, el tema ecológico y ambiental esta muy alejado de la discusión diaria de nuestras sociedades, de hecho hablamos de los temas y situaciones que nos ponen los medios de comunicación en boga para el manejo de la opinión pública.

Creo que nuestro principal deber como comunicadores y habitantes de “nuestra única nave espacial” (emulando a Walter Martínez) es iniciar una campaña de concientización que vaya más allá de los medios comunitarios y alternativos, o de pequeñas noticias sobre los activistas ecológicos en Europa y Suramérica. Debemos empezar un proceso de cuestionamiento y discusión profundo, cuyo resultado sea una campaña de Concientización nacional e internacional para salvar el planeta, a la final creo que esto lo puedo definir como un problema cultural, colectivo e individual.

Es un problema de cómo vemos el mundo y nuestra presencia en él, y la única forma de cambiar esa visión es trabajar y transformar nuestro sistema de creencias, para crear de verdad una conciencia mundial para salvar nuestro planeta, considero que la única forma de hacer esto es con la participación de todos. Cuando planteo que es un problema cultural, es porque incluyo a todos inclusive a mi mismo, de hecho de nada vale la pena que le echemos la culpa al imperio de lo que pasa, cuando nosotros mismos contaminamos el lecho de los ríos, provocamos basurales, hacemos un mal manejo de los desechos sólidos en casa, sin contar las locuras que hacen nuestros alcaldes y gobernadores en este tema.

Es decir la única forma de salvar el planeta es un proceso cultural que nos ayude a romper con nuestra visión individual y narcisista del mundo y entendamos que debemos hacer un cambio profundo a nivel de vida como individuos, siendo estos individuos los mismos que trabajan en las transnacionales, los que gobiernan y vivimos en el planeta.

En fin creo que para salvar el planeta es necesario cambiar nuestra visión del mundo y de cómo interactuamos en él.

Es indudable que debemos avanzar a un cambio necesario lo antes posible, de eso depende nuestro destino como civilización.

Algunos pensadores decían:

“Socialismo o Barbarie” (Rosa de Luxemburgo.)

"Curiosamente los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado." (Alberto Moravia, periodista y escritor italiano.)

"La causa real y determinante que ha hecho perder el poder a los hombres ha sido siempre el haber llegado a ser indignos de ejercerlo." (Alexis de Tocqueville, político francés)

No hay comentarios: