jueves, 14 de enero de 2010

¿A quién afecta más la política de formación socialista y antiimperialista que desarrolla el Inpsasel, a Fedecámaras o a la derecha endógena?

Por Ramón Fernández.

El Plan Nacional Simón Bolívar contempla siete líneas estratégicas, a saber: La nueva ética socialista, el proyecto ético socialista bolivariano tiene como misión la superación de la ética del capital y se centra en la configuración de una conciencia revolucionaria en la necesidad de una nueva moral colectiva, que solo puede ser alcanzada mediante la dialéctica de la lucha por la transformación material de la sociedad…., esto sin analizar las estrategias y políticas para lograrlo. La suprema felicidad social, es la visión de largo plazo que tiene como punto de partida la construcción de una estructura social incluyente… un nuevo modelo social, productivo, socialista, humanista, endógeno, donde todos vivamos en similares condiciones…. Democracia protagónica revolucionaria, es la expresión genuina y autentica de la verdadera democracia. Los espacios públicos y privados se consideran complementarios y no separados y contrapuestos como en la ideología liberal. Es necesario que los individuos se organicen para lograr las ventajas que otorga la asociación cooperativa, es decir, transformar su debilidad individual en fuerza colectiva, teniendo en cuenta que el establecimiento de la organización no implicará menoscabo de la independencia, autonomía, libertad y poder originario del individuo. Modelo productivo socialista, la producción en la búsqueda de lograr trabajo con significado se orientará hacia la eliminación de la división social del trabajo, de su estructura jerárquica actual y a la eliminación de la disyuntiva entre satisfacción de necesidad y producción de riqueza. La Nueva geopolítica nacional, Venezuela: Potencia energética mundial y Nueva geopolítica internacional.


Las últimas líneas estratégicas nunca se realizarán (en el marco de construcción socialista) si no impulsamos las cuatro primeras, en ese sentido el desarrollo e impulso de la formación juega un papel fundamental.

En materia de seguridad y salud dentro del contexto político e ideológico y por supuesto en el discurso del comandante Hugo Chávez de hacer de Toda la Nación una Escuela donde impulsemos el poder popular y de la clase trabajadora de manera autónoma e independiente creemos que es fundamental ya que las estadísticas son realmente alarmantes, basta con observar las del INPSASEL para sentirnos comprometidos en la formación, buscando la forma de superar el modelo capitalista de producción ya que bajo este la clase trabajadora jamás dejará de ser una mercancía más.

En este marco se encuentra el Plan Nacional de Formación del INPSASEL, ahora bien, no es de extrañarse que Fedecamaras se haya pronunciado al respecto, lo hizo en el año 86 cuando surgió la LOPCYMAT, luego en el 2005 cuando la reforma de la misma y por supuesto ahora, cuando el INPSASEL implementa un plan de formación dirigido a los delegados y delegadas de prevención en materia política (socialista y antiimperialista) y obviamente en materia técnica, cosa que ellos no mencionan por ningún lado. Es importante resaltar que en esta etapa de construcción socialista, las instituciones no pueden ni deben ser exclusivamente técnicas, este elemento debe ir supeditado a lo político ideológico dentro del contexto del discurso del presidente y la construcción del socialismo.

Si seguimos el PNSB con la seriedad que el caso amerita, debemos ser coherentes los que nos llamamos revolucionarios y socialistas y desenmascarar el funcionamiento del sistema imperialista, tal como lo hizo Carlos Marx, ésta es la única manera de entender, no solamente la acumulación de capital, sino las miles de muertes, enfermedades y discapacidades que se originan en los centros de trabajo producto de la lógica del sistema capitalista, esto para los revolucionarios socialistas es fundamental en todo plan de formación socialista.

Sabemos que bajo este sistema nefasto jamás solucionaremos los problemas que aquejan a las grandes mayorías en el mundo, por eso nos hacemos solidarios con el plan de formación impulsado por el INPSASEL ya que apunta al desarrollo del PNSB en todas sus líneas estratégicas y a la construcción del socialismo, estos compañeros no descubrieron el agua tibia, pero si lograron interpretar el discurso del comandante y aquel que diga que está fuera de contexto, se equivoca o sencillamente no le conviene. Esto no significa que el plan de formación sea perfecto, decir esto seria de ilusos, pero como todo funciona de manera dialéctica este plan se irá enriqueciendo en la medida en que los colectivos lo vayan asumiendo.

La nueva gestión del INPSASEL

No sabemos quién es Néstor Ovalles, ni conocemos su trayectoria política así que no tenemos elementos para juzgarlo, de cualquier manera no es él el que toma las decisiones, las toma María Cristina Iglesias o ¿Elio Colmenares?, en resumidas cuentas eso es asunto de ellos. Lo que si es nefasto es que hayan colocado a la socióloga Rosalía Singales como directora general, pero lo que debe llamar la atención nuestra y de los colectivos de la clase trabajadora organizada es precisamente lograr que el trabajo que hasta ahora se viene haciendo en esa institución, se mantenga, esa es la tarea, si a los sectores económicos de oposición no les conviene (por esta razón se manifiestan en El Universal) es señal de que la cosa va por buen camino y si de alguna manera toca intereses de sectores que “apoyan el proceso” pues también es señal de que van por buen camino, es curioso que este plan de formación no haya recibido un espaldarazo de manera pública por parte de la gestión saliente y por parte de la gestión entrante, esta última solo se han diluido en discursos reaccionarios y de subestimación de los trabajadores y trabajadoras.

No queremos defender a personas que ostentan cargos de dirección dentro del INPSASEL, lo que queremos que se mantenga es lo que hasta ahora se ha venido haciendo, la formación política e ideológica, socialista y antiimperialista, técnica científica, impulsando la organización, autonomía e independencia de la clase trabajadora hacia la construcción de una sociedad de iguales, una sociedad socialista.

Esto tiene que ver con las personas que dirigen y de su convencimiento de los principios fundamentales, tal como lo manifiesta el PNSB en su línea estratégica número tres (Democracia protagónica revolucionaria) “transformar su debilidad individual en fuerza colectiva, teniendo en cuenta que el establecimiento de la organización no implicará menoscabo de la independencia, autonomía, libertad y poder originario del individuo”. En ese sentido hay que dirigir al pueblo trabajador hacia la conquista revolucionaria del poder, no hacia su subordinación a las necesidades o las promesas de la burguesía liberal. Esto es sumamente importante, pero lo más importante es que la organización de la clase trabajadora y de los sectores populares asuman el poder político, es decir que sean las mayorías que en franca discusión tomen las decisiones y actúen en consecuencia, la toma de decisiones no puede ni debe ser vertical, esto significa, al viejo estilo estalinista, que le dejamos la decisión a los “iluminados” que creen que tienen la verdad absoluta, no, la toma de decisiones debe ser horizontal, es precisamente a esto a lo que deben apuntar los dirigentes revolucionarios y socialistas.

No podemos permitir que sujetos que defienden intereses ajenos a los de la clase trabajadora dirijan las instituciones y menos el INPSASEL, institución que nace al calor de la revolución bolivariana y socialista y que a pesar de sus fortalezas y debilidades, goza del prestigio de la clase trabajadora, pero como la revolución es pacífica y la estructura sigue siendo capitalista, todo lo que el presidente impulse, con la mayor buena voluntad, será permeado por los nefastos valores del capital, la corrupción, el burocratismo, la ineficiencia, el secuestro de la voz y participación de los trabajadores y trabajadoras y de su organización por parte de la dirigencia reformista como hasta ahora pasa en las distintas misiones e instituciones del Estado donde se violan todos los derechos de la clase trabajadora en materia socio económica y de seguridad y salud en el trabajo y todo en nombre de la revolución y por supuesto ni hablar de la empresa privada la cual tiene licencia para violar absolutamente todos los derechos de la clase trabajadora contando con la anuencia y complicidad de los pitiyanquis incrustados en las instituciones y por la falta de voluntad política de quienes las dirigen.

Es lamentable que el Plan de Formación que aplica el INPSASEL no reciba el apoyo abierto de los señores que dirigen esta institución, ¿Qué se traen entre manos? ¿Acaso la aplicación del Plan tiene que ser bajo su estricta vigilancia y control o la del PSUV?, estamos convencidos de que la mayoría de los compañeros y compañeras que realizan esta labor lo hacen impulsando la organización autónoma e independiente de la clase trabajadora y en la generación de saberes y por supuesto impulsando el socialismo y el antiimperialismo, ¿No es esto lo que se debe hacer?, además nos consta. Lo que llama poderosamente la atención es que todo lo que está sucediendo en el INPSASEL, viene sucediendo desde que El Universal empezó su arremetida mediática, ¿A que conclusiones podemos llegar? Una de ellas puede ser que el sector económico dependiente, oligárquico y pro imperialista así como los nuevos burgueses nacidos bajo el proceso bolivariano, le halaron las orejas a María Cristina, o que todo debe ser controlado por el PSUV y alguna de sus corrientes, en cualquier caso o en otros casos, lo que haya sucedido evidentemente no beneficia a la institución y menos a la clase trabajadora.

Compañeros, compañeras, trabajadores, trabajadoras, delegados y delegadas de prevención, casi ninguna, por no decir ninguna institución del Estado aplica planes de formación que apuntan a la organización autónoma, independiente, a la construcción del socialismo, al antiimperialismo, la voz de mando la llevan los ministros, ministras, vices, presidentes y de ahí hacia abajo los directores generales, de línea, sustantivos, etc., el INPSASEL, aunque con muchas dificultades, ha logrado mantener, desde su nacimiento, una política de formación, hoy lograron consolidar un Plan de Formación que por los vientos que soplan le está “roncando en la cueva” a la oligarquía venezolana y a la burocracia institucional y esto ha hecho que le pongan el ojo a esta institución.

Este Plan de Formación debería recibir todo el apoyo de la ministra María Cristina y del nuevo presidente y vice ministro de seguridad social, Nestor Ovalles, cuál es el temor de hacerlo públicamente, no son estas las líneas del comandante, además, debemos tomar en cuenta que la formación y todas las actividades que de alguna manera dirige el INPSASEL, lo ha hecho con el miserable presupuesto que se le asigna, en ese sentido la ministra debería solicitar un aumento en el presupuesto de este instituto para que sus servidores y servidoras puedan desarrollar su labor, que no es otra que la de aplicar la LOPCYMAT y desarrollar e impulsar la construcción del socialismo.

El llamado es a la unidad de las distintas organizaciones revolucionarias, clasistas, socialistas, a las organizaciones populares para que levanten la voz y no permitan que las nuevas autoridades del INPSASEL manipulen y/o pongan la formación socialista y antiimperialista en manos de reformistas de izquierda, revisionistas o burócratas de oficio nuevos o viejos. Es la clase trabajadora organizada y unida la que debe tomar las decisiones.

POR UNA FORMACIÓN SOCIALISTA Y ANTIIMPERIALISTA

NO MÁS MUERTES EN EL TRABAJO

No hay comentarios: